8 comentarios

Aficionada a las chapas

Una de mis muchas fantasías desde siempre, era la de hacérmelo con un hombre de uniforme, tengo una especial debilidad por ellos, sobre todo con la nacional y la guardia civil.
Y si son de cuerpos especiales mejor que mejor.
El perfil de personalidad que se busca en las pruebas sipquicas a las que les someten, me sirve de criva y les convierte de inmediato en el tipo de hombre que me atrae especialmente, que sabe estar en cualquier situación y me crea a decir verdad, un cierto grado de seguridad,.
Claro que como dice el dicho: “Hay de todo en la viña del señor” pero normalmente suelen demostrar cierta superioridad mental, pues ya sabemos que "la policía no es tonta".
Tengo unos cuantos amigos en ambos cuerpos, que me han hecho llegar a esa conclusión y estoy convencida de que en la gran mayoria de los casos, debajo de esa apariencia de tipo duro,se esconden buenos chicos, con una filosofia de vida realista,practica, despierta y con una diversa serie de valores humanos.
En un buen espectáculo de boys nunca falta un chico vestido de uniforme, ya sea policial ó de bombero, pues son sin duda los personajes predilectos de las fantasías eróticas de muchas mujeres.
Las mujeres adoramos a los hombres valientes y ellos demuestran ese valor cada día, le pese a quien le pese.
No digo que cualquiera por el simple hecho de llevar una chapa en la cartera me vaya a gustar,pero esta claro si me gusta en vaqueros de uniforme me pondrá mucho más.
Me resultan tan varoniles con esas posturas de seguridad, autoridad y esa chulería,que mmm….. me vuelven loca.



Un día estaba charlando por teléfono con un muy buen amigo mío, guardia civil al que conozco desde hace años, pero nunca había visto de uniforme. El es alto casi 1,90 de tío de unos treinta y tres años, un morenazo fuerte con un cuerpazo atlético y un culito que me encanta. Pero el siempre tuvo novia y yo respetaba eso. Será por hombres sueltos y libres en el mundo. Pero ahora lo habían dejado, así que ya no había escusa.

El ya sabía de mi gran debilidad por los hombres…uniformados, pues en alguna ocasión habíamos hablado de fantasías sexuales, entre risas le pregunte que cuando iba a dejarme verlo con uniforme, y me respondió: cualquier día de estos cuando salga de trabajar. Yo insistí, pero no te cambies, quiero verte vestido de verde. Todo esto desde la confianza de la amistad que nos une desde hace muchos años, pero sin dejar de insinuarme. El pregunto: mmm….. ¿Quieres verme con uniforme a solas? No se si fiarme, seguramente no podrías resistirte y te lanzarías a por mí como una loba hambrienta. Yo me eche a reír, mientras pronunciaba un: que cabrón!…quien sabe lo mismo es tu día de suerte y te doy la oportunidad que nunca te dí y ya quisieran muchos…acabé la conversación con un: bueno pues eso, cualquier día de estos me llamas para que pueda verte un rato vestido de autoridad competente, que ya sabes lo que me pone a mi tu trajecito.

Quedamos en que al día siguiente pasaría por mi casa cuando acabara el turno de tarde, sobre las 10 de la noche… como comprenderéis y demostrando que la policía no es tonta, agarró al vuelo mi propuesta.
Cuando subió y lo vi entrar por la puerta, me quede sin aire, me entro ese cosquilleo en el estomago de cuando empiezas a ponerte cachonda… mmm…

Le di dos besos y le dije joderrrr estas cañón! Madre de Dios,incitas a delinquir…aunque solo sea lo suficiente como para que tengas que esposarme y llevarme a un calabozo cuanto más oscurito mejor.Cuando entró, aproveche que tenia que cerrar la puerta para verle de espaldas y… Dios! No tengo palabras para describir lo mucho que me gusta el culo que hacen esos pantalones verdes!!!! No se como me contuve para no tirarme a morderlo en ese mismo instante.

Estuvimos tomando unas copas de vino y hablando un rato.

Hay que decir que nos conocemos desde hace muchos años y que entre nosotros siempre hubo una gran confianza, complicidad y atracción aunque nunca tuvimos nada.

Pero visto lo visto de hoy ya no pasaba, en cuanto el efecto del alcohol empezara a desinhibirnos el resultado era bastante previsible.
Mi lengua empezó a soltarse y le conté lo mucho que me gustaría un striptease para mi solita de un guardia autentico, no un stripper disfrazado de poli, si no uno de verdad.
El pregunto: ¿me estas retando..? Yo solo te digo que me volvería loca… No respondo de mis actos, conteste. Así que ni corto ni perezoso cogió una silla y la puso en medio del salón, pidiendo que me sentara con un gesto de su mano, yo pensé que iba a bromear un poco y ya esta, porque es un chico bastante tímido en realidad o eso me había parecido siempre.

Comenzó a desabrocharse la camisa lentamente mirándome fijamente y moviendo las caderas a un ritmo que el mismo emitía a modo de musiquita apropiada para ello. Pufff… cuando empecé a ver sus abdominales note como mi coño se retorcía de excitación como una almeja de carril cuando la chorreas con limón, se fue acercando lentamente, se sentó encima mía , me dijo que le ayudara, yo empecé a apartarle hacía atrás la camisa, Dios que bueno esta el cabrón, ¿como no me lo he comido antes?, pensaba yo mientras el me ponía a mi la gorra al estilo del mas experto stripper , se levanto de entre mis piernas y se giró mostrándome esas espaldas fornidas y moviendo ese culito maravilloso.

Yo lo estaba pasando en grande estaba ya cachonda como una perra y el no se cortaba para nada, joder con el timidito. Así que volvió hacia mi y le desabroche el cinturón para bajarle los pantalones y dejarlo solo con los calzoncillos Ufff……. Así se quedo mirándome y dijo: Fijate como me tienes... su capullo asomaba desafiante por la goma del gayumbo y seré muchas cosas pero no una calienta pollas, así que mirándole a los ojos con deseo agarré la goma que le oprimia y los baje dejando su rabo erecto totalmente liberado y recorriendolo con mi mano,sonreí dandole así permiso para continuar, mientras con la otra acariciaba su torso,sobraban las palabras, nuestras miradas se expresaban perfectamente,se dobló hacia mi el empezó a besarme tomando mi cara con sus manos y agarrandome del pelo, muy lentamente me hizo levantar, hasta ponerme completamente de pie.

De repente me separo de el y su mirada se torno fria y desconcertante, sin soltarme del pelo me llevo hacia la pared, y me giró bruscamente apoyando sobre ella mis manos,separandolas con virulencia al igual que mis piernas con un simple movimiento de pie, le pregunte que hacia, cállate… ordenó, vamos a ver que tienes por aquí escondido bribona. No me lo podía creer ¿iba a cachearme? Comenzó a meterme mano palpando mi cintura y mi pecho, me ordeno que me quitara la camiseta, y así lo hice, siguió hacia abajo tocando mis piernas subiendo por el interior de ellas hasta llegar a mi entrepierna, la cual examino detenidamente.Haber que tenemos por aquí… quitate los vaqueros. Dios me libre de cometer desacato dije, siguiendole el juego y obedeciéndole rápidamente.

Yo estaba ya muy mojada, me desnude quitándome incluso el suje y quedando solamente con un tanga mínimo. Aun no me dejaba darme la vuelta y siguió “cacheándome” se pego a mi palpando mis tetas y metiendo la mano por dentro de mi tanga, acariciando mi chochito. Mmm como estas nena…me susurro al oído, entonces me traslado al sofá poniéndome a cuatro patas con las piernas bien separadas en el suelo y las manos apoyadas en el respaldo.

Puesta así comenzó a sobarme el culo y a propinarme cachetes lamiendo mis nalgas, abriéndolas a manos llenas y apartándome el tanga para lamer mi culito y mi chochito… ufff…….¡me estas matando! Le decía yo.Se saco la ropa rapidamente y agarrando su polla, empezó a restregarla bien dura por mi rajita para después meterla en mi coñito húmedo y caliente, penetrándome profundamente de una sola embestida, amarrándome fuerte de la cintura, abriendo también mi culo para deleitarse al ver su polla enterrarse en mi coño y pegándome algunos azotes a la vez, – Esto es lo que querías,eh..que te diera con mi porra...¿verdad? pues te voy a dar lo tuyo, chica mala… y ni se te ocurra resistirte… – Si, si es lo que quería respondía yo,entre gemidos, mientras le animaba a ser más duro con migo diciendo. ¡Ohhh!si vamos, dame caña, así, haz lo que quieras con migo…¡Úsame a tu antojo!, ejerce tu autoridad – Ya veras cuando te abra este culito tan estrecho, decía, va a ser solo para mi ¿a que si? – ¡Si! Contestaba yo enardecida – Vamos ¡dímelo! gritaba con voz de mando entre azotes en mis nalgas – Ah si… es tuyo, ¡solo tuyo!

Se sentó en el sofá y puso sobre él,yo me subí encima a cabalgarlo como loca mientras me miraba fijamente aplastado sobre el respaldo, agarraba con fuerza mis tetas, me metía los dedos en la boca y yo seguía con un ritmo frenético balanceando mi cintura arriba y abajo, restregándome al sentir toda su verga llenándome la entrañas y empapándole las piernas con mis jugos. Sentí que él también se corría, pero entonces muy hábilmente cambio de tercio para que aquello no acabará aún, ven aquí me dijo guiándome para ponerme de rodillas y comencé a comerle la polla tirada en el suelo, lamiendo con ansia y metiéndola toda en mi boca, chupando sus huevos,tan perfectamente depilados, deseando exprimirlos y darle gusto bebiendo su semen. Él se levanto y me dijo que estuviera quieta, metió su polla en mi boca y agarrando mi cabeza, empezó a metérmela en la boca hasta el fondo primero despacio, después mas rápido hasta que acabo follándome fuerte la boca, metiéndomela profundamente casi hasta la garganta, provocándome arcadas incluso y disfrutando como un animal.

Después me agarró la cara con fuerza y una sola mano, metió su lengua en mi boca y me agarro del brazo para levantarme y llevarme a la cama bruscamente, me tumbo allí de un empujón y se coloco sobre mi recorriéndome toda, oliéndome y besándome por todo el cuerpo, me abrió de piernas para lamerme entera, ahh… como chupaba mi clítoris, lo absorbía, lamia mi agujerito, introducía sus dedos, bajaba hasta mi culito para lamerlo y penetrarlo con los dedos…Mientras decía: !que rica estas, joderr!. Yo me retorcía de placer espatarrada totalmente, hasta que explote en un orgasmo inolvidable, que empapo la ropa de cama.

Me volvió a poner a cuatro patas esta vez para meterla por mi culito. Diciendo: este no se escapa, que le tengo ganas desde hace muchos años.
A estas alturas todo mi cuerpo era suyo y nada le ofrecía resistencia, mi culito no iba a ser menos. Me la introdujo poco a poco, despacio y entró muy fácilmente. Así empezó a aumentar el ritmo tenia mis nalgas completamente abiertas disfrutando del espectáculo de ver mi culo taladrado por su pollón, la sacaba casi entera para meterla de nuevo, haciéndome sentirla toda, cada vez me follaba mas fuerte, yo me agarraba a las sabanas para soportar sus embestidas y callar mi boca que no podía parar de gritar de gusto, hasta que note que sus gemidos eran cada vez mas fuertes y por fin exploto,con un grito de placer, llenando mi culito con su leche caliente que note perfectamente entrar en mi recto…
Cuando recuperamos el aliento,preguntó:¿Queda cumplida tu fantasía?
A lo que yo respondi sonriente: Efectivamente agente,misión cumplida, te mereces una medalla por tus buenos meritos..jajaja. Estuvimos un ratito besandonos tiernamente, mientras me acariciaba y decía: Que piel tan suave, me encanta..estas riquisimaaaa, a lo que yo conteste entre risas: lo que estoy es pringosaaa.
Nos fuimos a duchar,estuvimos un buen rato bajo el agua templada, enjabonándonos mutuamente, besándonos, acariciándonos y sonriéndonos… la experiencia había sido increíble,cumplió sobradamente mi fantasía. Menuda maquina de dar placer que esta hecho mi amiguito, jjajajaj cuanto tiempo perdido, que pienso recuperar.
El se volvió a vestir con su uniforme para marcharse y yo lo despedí con un azote en ese culito que me vuelve loca y que ahora será mío siempre que quiera…

Sonia Rox.

2 comentarios

Voayer en el parque del Oeste.

Esta es otra de mis historias verídicas que ocurrió en tiempos pasados, tendría aproximadamente unos 23 años.
Estaba con un chico con el que me enrollaba de vez en cuando, relaciones públicas de Mondino un garito que había por esas épocas en la zona de Moncloa en Madrid.
Como otras veces tanto morreito en la disco nos puso cachondos perdidos y nos escapamos para echar un buen polvo, en un parque cercano al sitio conocido como: El parque del Oeste de Madrid.
Es un sitio donde suelen acudir muchas parejitas que tomaban la misma alternativa que mi amigo y yo y porque tenía esa fama también acudían muchos mirones.



El caso es que estábamos allí tirados en la hierva, concretamente estaba comiéndole la polla a mi amigo, cuando entre los matorrales descubrí escondido a uno de estos mirones.
Me llamo la atención que era un muchacho joven y pensé: joder y este no se puede buscar una con la que hacer esto mismo, en vez de simplemente mirar.
Mi amigo no se había percatado, estaba absorto en su propio placer, mientras yo me planteaba estas preguntas, sin dejar de tragar polla.
El mirón sabía que yo le había visto, pero no se meneaba de allí, lo que sin embargo si meneaba y bien, era su polla, que tenía atrapada en su mano con la que apretaba fuertemente.
Le dije a mi amigo: hay un voyuer, y el giro su cabeza para mirarlo y exclamo: déjalo que disfrute.
Pensé: ¿disfrutar? Este disfrutaría más estando aquí y uniéndose a la fiesta, más que por el mero hecho de mirar.
Así que ni corta ni perezosa le llame con un: chisss…chisss, seguido de un: ehh! tú, ven aquí hombre, no te escondas, ven a verlo de cerca.
Mi amigo se hecho a reír diciendo: jajaja eres la polla tía, no te cortas ni con un hacha, cabrona… mientras me levantaba el vestidito y desgarraba los pantys de red que llevaba, justo por la parte de mi entrepierna, para meter sus dedos en mi conejo caliente.
Jajaja yo me reía, mientras seguía llamando al chico: venga, no seas bobo, ven aquí y mira desde donde puedas ver mi coño bien abierto.
Pensé que se largaría cortado, pero el mamon se acerco a nosotros y dijo: tienes un culo divino.
Yo estaba puesta a cuatro patas sobre la hierba, mientras mi amigo me hundía los dedos en el coño, apartando ligeramente mi tanga. Y entonces le conteste: sí, pues ven y lámelo como un perro.
Mi amigo movía la cabeza a sendos lados, intentando controlar la risa como diciendo: lo que digo, que eres la polla.
Se arrodillo detrás de mí mirando a mi amigo como pidiendo permiso a lo que este contesto con un gesto con su mano y su cara, como queriendo expresar un: Vamos, adelante, haz lo que te dice.
El mironcito metió su cabeza entre las cachas de mi culo y empezó a lamer despacio toda mi raja, de abajo a arriba. Umm … y no lo hacía nada mal, claro que con tanta ropa de por medio.
Así que, me bajé las medias y el tanga, dejando mi culo desnudo y abriéndolo bien para que pudiera lamerlo a conciencia.
Cosa que el no desaprovecho en absoluto y me estuvo lamiendo entera un buen rato hasta que estaba tan cochonda que le dije a mi amigo: Túmbate ahí que te voy a montar, como a un pura sangre.
El se tumbo en la hierba y yo me coloqué sobre el, sentándome sobre su polla , mientras observaba satisfecha la cara de gusto que ponía al sentirla introduciéndose en mi.La polla de mi amigo se enterró de una lentamente hasta el fondo de mi coño.
Mientras le decía al mirón: Y tú ven aquí, quiero comerte la polla.
Aquel chaval se coloco frente a mi boca abierta y deseosa de rabo duro y yo me la tragué toda, mientras movía mi culito arriba y abajo, dándole gusto a mi chocho.
En aquellas épocas no existía el maldito sida y como tomaba las pastillas podía follar a destajo sin miedo a nada y así lo hacía.
La polla de aquel muchacho no soporto mi boquita caliente, ni las profundas tragadas que mi garganta le propinaba y se derritió en mi boca en menos que canta un gallo.
Llenando con su esperma toda mi boca, que se me salía por la comisura de los labios.Y que tragué toda, relamiendo incluso las que goteaban de su capullo.
Ufff… aquello me puso tan caliente, que me volví, cambiando de posición sobre la polla de mi amigo y poniéndome esta vez de espaladas a él, con las piernas bien abiertas y llamando al mirón, para ordenarle: mastúrbame el clítoris, mientras subo y bajo, ya que yo tenía mis manos apoyadas en la hierba y me servían para sostenerme y poder follarme a mi amigo fuertemente.
El obedeció al instante y también cuando le pedí que me sacará las tetas por el escote de mi vestido que era de licra negro, ajustado, bien escotado y muy cortito.
Aquellas dos botaban como locas arriba y abajo con cada penetración salvaje.
Incluso me las lamía mientras no dejaba de masturbarme clitorialmente y entonces me corrí soltando mi caldito sobre los cojones y los muslos de mi amigo que estaba justo debajo.
Esté al sentirlo, pensó que ya había aguantado bastante y me agarró fuertemente por las caderas, para embestirme duramente moviendo su pelvis con fuerza hasta llenarme el coñito con su leche caliente, la cual se me salía de dentro, chorreando por entre los labios vaginales.
Me baje de encima de mi amigo y tumbándome sobre la hierba de nuevo, bien espatarrada, le dije al mirón: límpiame el coñito con tu lengua y el se paso un buen rato lamiendo mi coño y limpiando bien como un buen perrito al que le dieran a lamer leche condensada. Ummm… eso tengo que probarlo, algún día.

Sonia Rox

1 comentarios

Una caja de sorpresas.

Esta es otra de mis experiencias vividas en esos locales que tanto me gusta frecuentar, totalmente verídica y bastante inusual.
Nunca desaprovecho la oportunidad de conocer algo nuevo y creo firmemente que la vida esta para vivirla a tope y no andarse comiendo la cabeza con estupidos reparos.
Aquella noche salí con la clara intención de pasarlo bien, como de costumbre y acepte la propuesta de una de mis pollas fijas, para visitar un nuevo sitio que no conocíamos.
Llegamos al local, después de pasar por un GINOS donde estuvimos cenando antes.
Estaba bastante vacío, pensamos que quizás era pronto pero charlando con la camarera, descubrimos que en realidad el sitio no era muy conocido y no habían hecho un buen trabajo de relaciones publicas, incluso le ofrecí la posibilidad de hablar con la dueña para acordar ciertas fiestas y darle un poco de promoción al local, que no estaba mal aunque era bastante reducidito y simple.
Después de esta conversación en la barra, nos paseamos con nuestras copas en mano, por las distintas estancias para conocer el terreno. Encontré en la parte de arriba del local, una mazmorra ideal para la dominación, era magnifica, tanto que me fascino é hizo volar mi imaginación, mientras le decía a mi amigo: lastima que no seas un sumiso, si no te adiestraría como a un buen perrito, tomando en mi mano un látigo de siete lenguas que había por allí, pero esto tengo que probarlo algún día trayendo aquí a alguien que desee una AMA como yo, ó bien venir con un AMO que me sodomice como merezco jajjajaaj.
Mi amigo echándose a reír exclamó: Que loca estas….
Llevábamos un buen rato pululando por esa salita cuando apareció una pareja.
Ella era una verdadera preciosidad con una figura estilizada, de piel pálida y el pelo negro azabache muy largo, era evidente que llevaba unas prótesis en su pechos, lo cual es cada vez más normal encontrar hoy en día y el tipo, una copia exacta de Don Limpio ó Mister Proper. Parecía un genio sacado de la lámpara de Aladino, con la cabeza afeitada y lleno de músculos.
Mi amigo me dijo joder que bombón, rompe al hielo como tú sabes.
Me acerque a ellos y solté un Holaaa… haciendo un alarde de simpatía.
¿Venís mucho por aquí?… nosotros es la primera vez que venimos, dije sentándome a su lado….ellos afirmaron con la cabeza, y yo pregunte ¿siempre esta así de vacío? …es una lastima, por que el local en si no esta nada mal, me encanta esa mazmorra.
Estábamos en una zona de sillones grandes, que más bien parecían sofás camas abiertos de par en par.
Mi amigo y la chica permanecían callados, mientras las voces dominantes del genio de la lámpara y yo charlábamos, aunque en realidad quien llevaba la batuta era yo.
Y así lo demostré al decirle, bueno mi amigo se ha quedado prendado de la belleza de tu amiga y no es para menos, porque realmente es preciosa y permíteme una pregunta guapa… ¿Esas tetas tan bien puestas, son tuyas? Era evidente que no, pero para cualquier operada, esa duda es casi un halago.
Ella contesto moviendo tímidamente la cabeza, noooo me lo puedo creer….. dije demostrando mis dotes de actriz… de veras son operadas, jolín pues te has hecho un trabajo fantástico, ¿puedo tocarlas un momento? Y cambiándome de sitio me puse en cuclillas frente a ella dejando a un chico a cada lado de ella, directamente se las saque al aire y las sopese en mis manos diciendo: Que bonitas y empecé a lamer sus pezones alternativamente en seguida se pusieron duritos, como las pollas de los dos chicos al ver tal cuadro, jajajajaj me encanta crear esas situaciones, no me gustan las tías, lo juro… pero me encanta lo que despierta en los hombres un buen rollo bollo, entre dos mujeres muy femeninas.
Ellos se sentían oprimidos y liberaron sus penes sacándolos fuera de los pantalones completamente empalmados. Y la dije: ummmm mira nena… hecha mano a esas palancas que tienes a izquierda y derecha.
Ella empezó a masturbarles mientras yo me morreaba con ella y amasaba sus prótesis.
Y poco a poco fui bajando hasta su entrepierna, ella en ese momento se puso algo tensa y yo no entendiendo el por que, insistí un poco en meter mi mano allí, entonces el genio me dijo: ven prueba esto que tengo para ti, y me coloque de rodillas ante el para comerle el rabo, que estaba tan desarrolladito como el resto de músculos de su cuerpo, mientras la tetona se morreaba con mi amigo y este le echaba mano a las tetas sin mediar palabra.
Ella también empezó a comerle el rabo a mi amigo, poniéndose en la misma posición que yo estaba, de modo que ellos permanecían sentados y nosotras de rodillas entre sus piernas y ante sus miembros, haciendo trabajar nuestras bocas tragonas.
Me acerque a ella y la dije casi al oído: mejor estaríamos desnudas ¿no crees?
Y sacándome el vestido me puse en pie para quitarme el tanga, creí que ella me seguiría
pero se quedo parada y yo la anime a desnudarse agarrando su vestido y diciendo vamos guapa déjanos admirar ese cuerpazo que tienes.
Se saco el vestido, yo la ayude a ponerse de pie y cuando estaba bajando su tanga con sensualidad, me llevé una sorpresa totalmente inesperada.




Ostias! pensé para mis adentros… es una trans, joder y con un rabo del 15, mejor dicho de 18 por lo menos. Me quede estupefacta… jajja con la boca abierta seguro, miré a mi amigo que estaba exactamente igual que yo y entonces escuchamos su voz por primera vez, cuando decía
lo siento espero que no te moleste tener otro rabo más a tu disposición, total… donde comen dos comen tres, respecto a ti guapo, dijo mirando a mi amigo , no te preocupes
mi culito te encantará.
Lo cierto es que me pareció bastante extraño, porque normalmente las transexuales se sienten mujeres completamente hetero y no tienen esas claras tendencias bisexuales.
Y pensé: Pues si tu tragas, yo más….a ver quien es más puta aquí…Jajajajja me eche a reír y para quitarle hierro al asunto solté un: Biennnn tres pollones para mi.. y dos culitos para vosotros , de momento os caso ventaja chicos..
El ambiente se relajó con mi broma tonta y más aun cuando dije: oye podemos hacer un trenecito jajjajaaajaj que diver!!…mira, yo te la chupo a ti le dije al M r Popper, ella me la clava a mí y tú se la clavas a ella dije mirando a mi amigo que me miraba un poco desconcertado aún, total si te gusta mi culo porque no a de gustarte este ¿no?
La idea triunfo de lleno, porque nos acoplamos perfectamente siguiendo ese plan
El genio disfruto de mis artes mamatorias y mi garganta profunda, mi coño probó con gusto la polla de la trans, engomada por supuesto y el culo de esta fue taladrado por los 22 cm de mi amigo.
Lo cierto es que no nos costo nada coger el ritmo marcado por mi amigo, cuando el le llenaba el culo a ella el impulso que ejercía sobre ella, hacia que esta me penetrara a mi y a su vez me hacia tragar totalmente el rabo del geniecillo.
Era verdaderamente algo nuevo y excitante no me daba miedo porque ella me follaba el coño con preservativo y es difícil romperlo por ahí y el culo de la trans estaba tan petado ya, que el trabuco de mi amigo entraba sin esfuerzo alguno.
Pero la cosa no quedo ahí, porque Don limpio se canso de boca y quería meterla en caliente así que se puso su goma y yo me senté sobre el clavando hasta el fondo de mi coño su miembro y entonces probé por la boca el rabo de la trans con goma y todo mientras mi amigo seguía petandola el culo, que parecía hacerle disfrutar mucho, no tarde en hacer un ruego diciendo : Por favor que alguien me cubra el agujero que me queda libre, escuchando esto mi amigo soltó a la trans, se quito el condón, se puso otro y me la clavo en el ano, con la otra inserta en el chochito , joderrrrrr … pero que gustooooo… no hay nada mejor que verse repleta de rabos por tus tres agujeros, la doble penetración anal y vaginal a la vez, me produce unos orgasmos brutales tanto es así. que cada vez que salía de mi boca la polla de la trans, se escuchaban mis gritos de gusto en cada rincón del pequeño local, aunque en ese momento hubiera preferido que esa polla fuera de un tío bien macho, que me llenara la boca de polla y de leche, si me apuras.
Pensando esto, me dio un pequeño bajón, y como ya se había quitado el condón
y no me molaba el hecho de pensar que se me pudiera correr la bicha en la boca, la fui dejando poco a poco de lado, para gemir a gusto, hasta que mis fluidos salieron como pudieron empapando a los dos tíos que me follaban con sumo gusto, como era evidente por los bruscos empujones que me daban.
Ohhh basta, basta, no puedo más tuve que decir, cuando llego mi orgasmo anal y me retire quedando tendida a un lado mientras ellos acababan sobre las flamantes tetas de la trans ,que se masajeaba las leches por ellas, como si de cremita hidratante se tratará. Mientras yo soltaba al verlo, mi ultima parida diciendo: Vaya un trío singular… más que el trío la la la. Y todos rompimos a reír.

Sonia Rox.

0 comentarios

Un perrito faldero.

Esto sucedió un fin de semana en la casa del pueblo de una amiga, si llego a saber que su padre tenía un gran danés no hubiera ido ni loca, siempre me han dado miedo los perrazos grandes.
Mi madre dice que era debido a un trauma infantil, algo que sucedió cuando yo solo tenía 3 años y que no recuerdo, pero según contaba ella siempre, estaba tarándome de un tobogán en un parque cuando un cachorro de pastor alemán se abalanzo sobre mi, al llegar al final de mi deslizamiento y empezó a chupetearme toda yo no sabía, si quería morderme ó que, cuando el realidad el cachorrote ya crecidito solo quería jugar, pero yo me aterrorice y desde entonces los perros no eran santos de mi devoción.
Es más cuando veía uno grande, la adrenalina se me disparaba y los perros que aciertan a oler el miedo con su agudizado olfato siempre me gruñían y más terror aun me provocaban.
Pero volviendo a mi historia que quiero contaros, cuando llegué a la casa del pueblo y vi aquel perrazo negro, se me apretó el culo del canguis y le dije a mi amiga: ostias tía como no me has dicho esto, no sabes que me dan miedo los perros grandes.





Ella me intento tranquilizar diciendo, este perro es un buenazo, no te preocupes no te hará nada es muy tranquilo. Lo primero que hizo el cuadrúpedo fue empezar a olerme toda y como no, metió su hocico en mi entrepierna para deducir mi sexo como si de un reconocimiento ginecológico se tratara.
Mientras yo ruborizada intentaba apartármelo del coño, mirando de reojo al padre de mi amiga que estaba allí presente, pensaba joder este hombre pensará que me canta el conejo.
Mi amiga le dijo al chucho ya esta bien TRONCO, la miré estupecta por que jamás había oído a mi amiga pronunciar una palabra del argot callejero, ya que ella es una chica muy pajilla y bien educada, de remilgado comportamiento.
Ella me miró como diciendo con la mirada ¿que te pasa? Y yo para quitarle hierro al asunto pregunté
y ¿como se llama esta criatura de Dios? Tronco respondió tan campante, a lo que yo pensé de inmediato: Ahhh….ya decía yo, que raro que usará esa palabra y más delante de su padre, un hombre muy serio y culto. Jajaja solté una carcajada para intentar evadir el miedo que aún me producía el bicho y pregunté: ¿quien le puso ese nombre? Mi hermano contesto ella, mientras yo intentaba hacerme amiga del caballo percherón que tenían por can, acariciándole la cabeza y el lomo. El cabrón del perro, cogió fijación con migo y me seguía constantemente, intentado de nuevo meter su morrillo en mi chichi. Que situación tan comprometedora, me sentía fatal, pero tenía que salir del paso como fuera, así que a base de caricias intentaba quitármelo de entre las piernas.
Subimos a la habitación para deshacer la maletilla de fin de semana y mi amiga tubo que ordenarle que se fuera a su sitio, porque no me dejaba ni a sol ni a sombra.
Después bajamos a cenar con sus padres y la abuela Paterna de mi amiga, estuvimos charlando cordialmente de todo un poco y al poco de terminar mi amiga dijo vamos a dar una vuelta por el pueblo para enseñarle a Sonia la marchuqui de este pueblo.
Era un pueblito pequeño de cuenca, que solo tenía dos pafetos y como mucho cinco bares normales.
Pero lo cierto es que no lo pasamos mal, se acercaron a nosotras dos chicos que ella conocía y la verdad eran bastante graciosillos, aunque no muy agraciados físicamente. Esta foto es de aquella noche.
Cuando volvimos a la casa de madrugada el perrito volvió a ser mi sombra durante un buen rato que estuvimos picando algo en la cocina, aunque ya no me producía tanto miedo, íbamos cogiendo buen rollo respectivamente, me apoyaba el morrillo sobre una pierna mirándome como suplicando más caricias.
Y cuando nos fuimos de nuevo hacia la habitación mi amiga le volvió a ordenar que se fuera a su enorme cojín que ella denominaba “su sitio”.
Por la mañana mi amiga me despertó muy pronto diciéndo: Sonia voy a llevar a mi madre y mi abuela al hospital que se ha puesto mala, esta mujer esta con un pie aquí y otro allí.
Yo medio dormida pregunté ¿y tu padre?.
Se ha ido de caza con sus amigos, se va todos los sábados bien temprano y no vuelve hasta después de comer, ¿que hora es? pregunté, a lo que ella contesto medio susurrante: muy pronto, van a ser las ocho, pero no te preocupes sigue durmiendo y cuando te despiertes ya sabes donde esta la cocina, puede desayunar lo que quieras, hay magdalenas y pan por si quieres hacerte unas tostadas, coge lo que tu veas, estas en tu casa.
Seguí durmiendo hasta casi las 10:30 momento en el que me desperté, por unos ladridos del perro, me quede pensando en la cama, joder que miedo bajar, estoy sola con el jamelgo, espero que siga tan amistoso como ayer, porque si no me cago viva.
Me tire despierta en la cama otra medía hora, sin atreverme a bajar, pero el hambre mañanero me obligo a echarle valor y por fin me decidí a enfrentarme a mis miedos.
Abrí la puerta del cuarto y baje las escaleras despacio intentando no hacer mucho ruido
De pronto otra vez ladridos del perro, me acerque al salón donde estaba su sitio y descubrí a tronco en plena orgía sexual con su cojín, nada más verme vino hacia a mi ladrando y moviendo el rabito de lado a lado y haciéndome unos quiebros con sus patas como jugando é incitándome a mi a jugar con él.
Sonreí y dándole unas palmaditas en la cabeza le dije: vaya hombre que contentito estas y me encamine hacia la cocina para buscarme el desayuno, no sin antes asomar mi cabeza para verificar que no había nadie más en el salón y mirando al pasar por las habitaciones de abajo, que también estaban vacías.
Entre en la cocina y busque en la nevera la leche y descubrí un tarro de un potingue argentino que me encanta y que no compro porque engorda muchísimo y se que me comería los botes doblados, al verlo pensé: ummm dulce de leche, así que lo agarré y busque el pan para hacerme una tostada como había dicho mi amiga, encontré el pan de molde junto a las galletas maría y las magdalenas y sobre la cocina una sartén de esas con ondas antiguas, encendí el fuego y puse dos rebanadas , que se tostaron mientras removía el cola-cao. Ya estaba degustando la magnifica crema cuando apareció tronco
Moviendo el rabito con su miembro totalmente fuera, esa picha roja fosforito que tienen los perros y que en esta ocasión era de un tamaño a proporción con el resto de su cuerpo perruno, es decir: enorme.
El dichoso can seguía teniendo la fijación de olisquear mi entrepierna y para desviarle de allí se me ocurrió darle un pequeño trocito de mi tostada. Le encanto se relamía como un loco todo el morro y me pedía más llorando con ese chillidito interno que hacen los perros cuando suplican algo.
Al ver él manejo de su enorme lengua no pude evitar pensar: joder si en vez de meterme el hocico en el coño me lo lamieras con esa lenguota, tu y yo nos haríamos muy buenos amigos, jajajaj… me eche a reír yo sola pensando para mis adentros: joder tía… jjajaja hasta donde puede llegar tu depravación, que estas pensando… eso se llama zoofilia, intentando quitarme a mi misma la idea que se me estaba pasando por la mente, pero mi coño por lo visto no opinaba lo mismo que mi conciencia, porque empecé a notar mis pulsaciones reflejadas en el clítoris síntoma inequívoco de excitación sexual y poco a poco mi mente empezó a preguntarse porque no pruebas, como experiencia debe ser la leche, mis ojos se iban sin querer hacia la minga encarnada de aquel canino y hacia su lengua que seguía rebuscando restos del dulce entre lloriqueos y empujoncitos con el morro en mi pierna que yo mantenía cruzada sobre la otra para mantener mi coño a buen recaudo del bichejo aquel.
Una de las veces que me empujo con el morro, casi pierdo el equilibrio y me caigo del taburete en el que estaba sentada, así que buscando más estabilidad las descrucé y las abrí de par en par, Tronco no tardo ni un minuto en meterse entre ellas, mientras pedía más golosina con su chirriante llanto, no… no, que te quedas ciego le dije amarrándole la cabeza y acariciándolo, mis masajitos en su cogote le gustaban tanto que bajo la cabeza metiendo de nuevo su morrillo en mi coño solo cubierto por mi tanguita ya que lo único que llevaba era una camiseta de manga corta con la que había dormido y el tanga que llevaba ya unas cuantas horas impregnado de mi flujo desde la tarde anterior.
Ostias el cabrón del perro metió su morrillo ahí y empezó a relamerse y a lamerme por encima del tanga, la fuerza de su lengua descoloco ese pedacito de tela y me lo entremetió entre los labios vaginales y entonces si note si lengua en mi coño.
Joderrr… pensé cuando este empezó a lubricarse solito al sentir esa lengua y pensaba también será que mi amiga le tiene amaestrado a esto, porque como sabe el mamón donde ir, pensé también vamos a ver que hace si se lo ofreces tal cual, así que me saqué el tanga y abrí mis piernas para ofrecerle mi coñito al natural bien abierto y no os imagináis el placer que me producía con sus lamidas, tanto que se me ocurrió darle un poco más de dulce pero puesto allí, abrí el bote y metí mi dedo untado de un pegote de dulce para comprobar si mordía por el ansia y que va lamia y lamia como un poseso, así que lo metí pase por mi raja y le dejé relamerla durante más de 20 minutos en los que me subieron unos calores que nunca había sentido, a tronco parecía encantarle la mezcla de mis fluidos vaginales con dulce de leche y yo le acariciaba la nuca diciendo así muy bien perrito bueno, no me vayas a morder lame… lame así muy bien.
Los ojos se me iban hacia la polla asalchichada del perro, e incluso llegue a cotarle por fuera la piel que le recubre a lo que el claramente demostraba agrado y excitación, pues intentaba subírseme encima, apoyando sus patas sobre mis piernas, pero pensaba joder anda que si llegan ahora las tres Marías ó el padre.
Así que le bajaba diciendo Nooo tronco noooo…baja, abajooo, me costaba un esfuerzo terrible hacerme con él y ese descontrol me empezaba a asustar y a poner nerviosa.
Así que como pude me puse de pie y me senté sobre la mesa para estar más alta que él y apoye mi pie sobre el taburete para seguir espatarrada poniendo mi coño a disposición de su lengua , pero no de su picha, hasta que en una de esas intensas lamidas me corrí sobre la boca del perro que se bebió literalmente toda mi corrida y que ya al verlo un poco exaltado y deseando clavarme su minga, decidí engañar dirigiéndome como pude hacía el patio de la casa y engañándolo para dejarlo allí encerrado.
Momento en el que pude irme tranquila a la ducha, para la lavarme bien, pues por un lado me daba algo de asquito pensar lo que había pasado momentos antes.
Cuando salí de la ducha y me vestí llame a mi amiga, que me dijo ya estoy saliendo para allá, he llamado a mi padre para decirle que no se enrolle mucho que su madre esta ingresada y me ha llamado mi chico que ya ha vuelto de su viaje, así que cuando llegue nos vamos para Madrid que estoy deseando verle, vale la dije, entonces recojo mi mochila y ¿ la tuya? Si gracias me dijo, oye añadí yo, he metido a tronco en el patio, tía que ya sabes que me da yuyu y estando sola con él más aún, si no le pasa nada dijo ella, porque este un rato allí, mis padres le dejan también ahí cuando van a tardar en volver, tiene allí su agua, su comida y espacio amplio para moverse, si ya lo he visto dije, por eso lo he dejado ahí.
Cuando mi amiga llego metimos las mochilas en el coche y nos largamos y por el camino la dije: yo lo siento tía pero me dan pánico los perros grandes, así que no pienso volver a no ser que me digas que no estará.
Pensando para mis adentros, no vaya a ser que se acuerde y quiera terminar la tarea que estaba empeñado en hacer.
Y riéndome yo sola al pensar: joder …chica, no puedes tener un macho cerca, a todos les despiertas sus instintos animales, sean de la especie que sean.

Sonia Rox.

0 comentarios

Un mes de sexo continuo.

El verano pasado, a últimos de Julio, mientras estaba en la playa con mi hijo una mañana, llegó una mujer dando unos folletos para una excursión a Terra Mítica (Benidorm), la entrada al parque de atracciones era totalmente gratis cuando se que cuesta más de 30 euros y además te llevaban desde Torrevieja en autocar y te daban de desayunar y comer gratis, a cambio solo tenías que soportar una charla sobre ciertos productos como colchones, sillones de masajes y cosas así.
Decidimos presentarnos dispuestos a tragarnos la exposición y disfrutar de un día diferente, cuando subimos en el autobús mis ojos se clavaron en un chico de unos 25 años, que inmediatamente me hizo pensar: ummm que monada, que iba acompañado de su padre, un hombre mayor.
Fue un intercambio de miradas descarado pero mi hijo y yo ocupamos nuestros asientos correspondientes mucho más atrás de donde estaban ellos.
Al llegar al sitio de la charla la guía me pregunto ¿si no me importaría sentarme con ellos ya que también iban solos?
Acepte encantada y así al sentarnos en la misma mesa comenzamos a hablar al principio todo la atención la acaparó mi niño que es más “salao” que las pesetas y que se portó fenomenal en la presentación, estuvo dibujando cositas todo el rato, por fin llego el momento de entrar al parque y allí continuamos juntos todo el día, los dos Ángeles tanto el padre, como el hijo, hacían honor a su nombre y se portaron fenomenal en todo momento, incluso al llegar de nuevo a Torrevieja que se había hecho un poco tarde, nos acompañaron hasta el portal de mi apartamento, como dos perfectos caballeros, ya que además les pillaba de paso, pues ellos vivían muy cerca.
A la mañana siguiente nos encontramos en la playa y estuvieron jugando a las palas con mi hijo y jugando en el agua con él, el niño empezó a encariñarse con ellos sobre todo con el chico y así poco a poco, día a día, se fue creando una bonita amistad entre nosotros, quedamos por las noches para ir a la feria, a pasear y comer un helado y a cenar juntos, siempre invitándonos, lo cierto es que tengo un gran aprecio a toda la familia al completo, son todos maravillosas personas, también la madre y la hermana con las congenié perfectamente, una noche que Ángel me llamó para invitarnos a cenar, yo padecía una fuerte jaqueca que me obligaba a estar en cama, en silencio y a oscuras y mi hijo el pobre estaba súper aburrido, se ofreció a llevarse al niño junto con su familia, para que yo pudiera descansar tranquila, le llevaron a cenar pizza, después a la feria y vino con los brazos repletos de juguetes que habían ganado todos para él y con los morrillos manchados de helado de chocolate.
Cuando llamaron al telefonillo los analgésicos ya habían empezado a hacer efecto y estaba bastante mejor.
Ángel subió con él niño que me contaba entusiasmado todo lo que habían ganado para él, mostrándomelo la mar de contento y diciéndome mamá:¿Puedo jugar un poco con el a la play…? Claro cariño, contestaba yo.
Sé pusieron a jugar, mientras Ángel charlaba con migo y al cavo de un rato el niño dobló, se quedo dormido y lo trasladamos a su camita.
Yo estaba con un camisoncito de raso negro, medio recostada y advertía sus miradas de deseo, aunque se controlaba perfectamente, cuando el preguntó ¿estas mejor? Le conteste: aún me duele un poco ¿pero sabes como se quita la jaqueca a pesar de ser la escusa típica que ponen las mujeres para no tener sexo? Pues precisamente teniéndolo, insinuandome con descaro.
Esa frase y mi mirada de deseo, le quitaron todas las posibles dudas y le dieron pie a iniciar el cortejo, cuando quise darme cuenta, estábamos comiéndonos los morros y todo lo demás, echamos varios polvazos ( por que no tienen otro nombre) esa noche y acabamos extenuados, cuando el dijo a eso de las 5 de la mañana: bueno me tendré que ir a casa ¿no?, yo le agarré y le hice rodearme con sus brazos diciendo: ¿Por qué?
¿A caso no estas a gusto?, quédate con migo, pon un sms a tu padre para que no se preocupen por ti y diles que te quedas a dormir aquí.
Pillamos tal enganche el uno con el otro, que ya no le deje irse en todo el mes de Agosto, follábamos a todas horas por la noche, por la mañana al despertar, después de comer, metidos en el baño, dentro del agua en la playa, en la ducha. Conscientes de que eso solo sería así en la playa.
Le fui dejando seco día a día y el pobre, decía: joderrr …que sueño… parece que me ha picado la mosca esa, jajaaja. La que le picaba era yo a todas horas.
Mi hijo estaba encantado de tenerlo allí y yo más.
Llego un momento en el que ya no escondíamos, nuestro cariño y deseo, demostrandolo ante mi hijo y ante su familia.
Demostró con creces, ser lo suficientemente competente, como para convertirse en uno de mis chicos en plantilla, escalando posiciones a pulso hasta los top5.
Hoy por hoy le tengo considerado como uno de mis mejores amigos y tengo tal confianza con esa familia, que su padre posee una copia de las lleves de mi apartamento por si ocurriera algo, ya que ellos viven allí.
Son de esas personas que te hacen pensar que el mundo es maravillloso, por el simple hecho de que existan este tipo de gente.
Un besazo para mi Angel de la guarda, jajaja que seguramente leerá este relato, en algún momento. Muackkssss… NO CAMBIES NUNCA.

Sonia Rox.